Neumonía

La neumonía consiste en la inflamación del tejido pulmonar que se acompaña de condensación y organización de secreciones en los espacios alveolares.

Existen diferentes terminologías dependiendo de su localización en el parénquima pulmonar.
De esta manera cuando se habla de neumonía lobular nos indica que la neumonía está localizada en uno o varios lóbulos del pulmón (regiones o segmentos en que se dividen los pulmones, así el pulmón derecho está formado por tres lóbulos y el izquierdo por dos).

La bronconeumonía hace referencia a la inflamación del pulmón que se centra en los bronquiolos (vías respiratorias de pequeño calibre) pero que afecta casi siempre a múltiples lóbulos.

Neumonitis es el término general que designa la inflamación del pulmón que puede o no estar asociada a condensación.

· ¿Qué agentes son los causantes de esta enfermedad?
· ¿Qué clinica nos hace sospechar esta patología?
· ¿Cómo se realiza el diagnóstico?
· ¿Cuál es el tratamiento?
· ¿Que complicaciones pueden presentarse?
· ¿Qué pronóstico tienen? ¿pueden dejar algún tipo de secuela?

¿Qué agentes son los causantes de esta enfermedad?

Puede presentarse a cualquier edad desde la lactancia hasta la adolescencia.

Las causas pueden ser:

a) Agentes infecciosos (virus, bacterias, hongos, parásitos) los cuales varían según la edad del paciente. No obstante la mayoría de los agentes infecciosos son virus y solo en un 10-30% de los casos las infecciones bacterianas son responsables de ésta patología en la edad pediátrica.
b) Sustancias tóxicas (hidrocarburos, polvos, agentes químicos, contenido gástrico, gases) que se inhalan o se aspiran.
c) Con menor frecuencia acompañan a procesos inflamatorios sistémicos como lupus eritematoso, sarcoidosis, histocitosis, etc.

¿Qué clínica nos hace sospechar esta patología?

La presentación clínica varía de acuerdo a la edad del paciente pero existen síntomas comunes como malestar general, fiebre, tos, aumento de la frecuencia respiratoria, y también pueden observarse signos previos o simultáneos de infección de vías respiratorias superiores.

En lactantes es frecuente que se acompañe de rechazo del alimento. Los niños mayores y los adolescentes pueden referir dolor torácico.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

El diagnóstico se realiza mediante:

a) Un correcto interrogatorio es fundamental para valorar la forma y tiempo de comienzo de los síntomas (fiebre, tos, dificultad respiratoria, alteración en la alimentación, descanso, etc.).
b) En la exploración física observaremos el estado general del niño, aumento de la frecuencia respiratoria, ruidos y estertores en la auscultación.
c) Hemograma completo. Cultivos de sangre y de secreciones, dependiendo de la edad y del estado general de paciente.
d) Radiología de tórax. Por lo general suele existir una imagen patológica en la radiografía, pero en ocasiones, sobre todo al inicio, los signos radiológicos no se corresponden con la clínica.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento de la neumonía depende de la edad del paciente y de la presentación clínica.

Como norma general para todas las edades es importante mantener una correcta hidratación ofreciéndoles líquidos de manera fraccionada, bajar la temperatura mediante la administración de antitérmicos y medios físicos (baños o duchas de agua templada), asegurar el confort y tranquilidad del niño, y no arroparlos de manera excesiva.

Teniendo en cuenta la edad y la afectación de los diferentes parámetros clínicos y de las exploraciones complementarias, las neumonías pueden requieren hospitalización para la administración de antibióticos endovenosos y otras necesidades como hidratación u oxigenoterapia. 

Si bien la mayoría de los pacientes se tratan de forma ambulatoria, el tratamiento siempre es individualizado teniendo en cuenta el estado general del paciente, el predominio de gérmenes según la edad, los microorganismos que pueden ser aislados, y toda una serie de parámetros que el pediatra considerará en cada caso.

¿Qué complicaciones pueden presentarse?

Una complicación de la neumonía es el derrame pleural (líquido acumulado entre las membranas que recubren el parénquima pulmonar), reactiva al proceso neumónico subyacente, y en ocasiones por paso del germen al espacio pleural. Existe un aumento en la frecuencia en los últimos años, esto es debido a un mayor predominio de bacterias (neumococo) como agente causal. En éste caso la terapeutica antimicrobiana debe complementarse con la colocación de drenajes pleurales de acuerdo a la cantidad de líquido, y generalmente de posterior fisioterapia respiratoria.

¿Qué pronóstico tienen? ¿Pueden dejar algún tipo de secuela?

La mayoría de los niños se recuperan de forma rápida y completa. Las imágenes radiológicas se normalizan en un plazo de 6 a 8 semanas.

Sólo en un bajo porcentaje, la neumonía persiste más de un mes o puede ser recurrente. En éstos casos la realización de otras pruebas nos conducirá a las causas y al tratamiento más conveniente.

 

Revisado y actualizado en Agosto de 2016