Influencia del medio ambiente en la salud de nuestros hijos

En el XVI Congreso de Pediatría Extrahospitalaria celebrado en Palma de Mallorca, y entre múltiples mesas redondas y ponencias, una hablaba sobre la influencia de nuestro entorno en la salud de nuestros niños y adolescentes a corto y largo plazo. El objetivo era sensibilizar a los pediatras para hacer un diagnóstico y tratamiento precoz, pero sobre todo para poner las medidas preventivas necesarias para que nuestros niños y adolescentes tengan una mejor calidad de vida.

En los últimos años, en los países desarrollados, hemos controlado determinadas enfermedades infecciosas y nutricionales pero ha aumentado la incidencia de asma, alergias, cáncer, leucemias, trastornos neurológicos y discapacitaciones.

El aumento de tóxicos ambientales son los responsables, en parte, de estos cambios en los patrones de las enfermedades. Actualmente, los niños están expuestos a 15.000 productos químicos sintéticos, la mayoría desarrollados durante los últimos 50 años. Estas substancias son utilizadas ampliamente en los productos de consumo y dispersados al ambiente. Más de la mitad no son adecuadamente investigados sobre su potencial tóxico.

Los niños son más vulnerables que los adultos a los tóxicos por su mayor exposición y susceptibilidad biológica.

· Respiran más aire, beben más agua y comen más alimentos por kilo de peso que los adultos.

· Sus órganos inmaduros están en desarrollo, y esto dificulta la metabolización y excreción de los ·contaminantes.

· Los niños tienen mas actividades al aire libre, peor higiene, están más cerca del suelo y no saben protegerse, esto facilita una gran accesibilidad a las substancias tóxicas, una gran parte de ellas se acumulan a poca distancia del suelo.

· Tiempo prolongado de exposición. La mayoría de tóxicos, nuevos y poco conocidos, actuarán desde la época fetal hasta la edad adulta, facilitando el desarrollo de enfermedades como el cáncer y el Parkinson.

Por lo tanto, es importante conocer a qué están expuestos nuestros niños y adolescentes: ¿Que respiran?, ¿que beben?, ¿que comen? y como influye en su salud diferentes agentes como las radiaciones (campos eléctricos y magnéticos); los cambios climáticos (frío y calor extremo); los ruidos; los accidentes; etc., etc. …

Polución atmosférica por contaminantes químicos

Los contaminantes industriales, actualmente, son constantes y progresivos. Están saturando y sobrepasando la capacidad autodepurativa que tiene la naturaleza. La sociedad industrializada está produciendo en las ultimas décadas mas de 100.000 substancias químicas sintéticas que se liberan a la atmósfera, muchas de ellas persistentes y acumulativas. Los principales contaminantes químicos son:

· TABAQUISMO: En los países desarrollados el 50-60% de los niños viven en casas con alguna persona fumadora, además están expuestos a otros ambientes como cafeterías, restaurantes, escuelas, transportes… Las principales enfermedades asociadas al tabaquismo son: Infecciones respiratorias, otitis, asma y síndrome de muerte súbita.

· PARTÍCULAS: Mezcla de componentes sólidos y líquidos en aerosol que están en suspensión en la atmósfera. Sus medidas son muy pequeñas y entran con facilidad en las vías respiratorias y en las mucosas provocando bronquitis, conjuntivitis, etc…

· INSECTICIDAS:

Organoclorados, se prohibieron durante la década de los 70, pese a esto se 
siguen utilizando en países del tercer mundo en cosechas que después se 
exportarán a los países industrializados. 
Organofosfatados, su uso es frecuente en países desarrollados y pueden dar 
alteraciones a nivel del sistema nervioso. 
Carbamatos, parecidos a los anteriores, de uso frecuentemente doméstico y de 
acción a nivel del sistema nervioso pero durante un periodo de tiempo mas 
corto.

Agua

Debemos tener en cuenta que el 70-75% del peso corporal del lactante es agua, que las necesidades de agua guardan relación con el consumo calórico y que este pasa a ser del 10-15% del peso corporal en el lactante, frente al 2-4% en el adulto. Todo esto nos hace pensar que debemos vigilar el agua que beben nuestros niños y adolescentes.

La contaminación microbiológica del agua puede dar diarreas.

Las aguas ricas en nitratos pueden dar alteraciones en la sangre.

El agua con una concentración de calcio entre los 50-150 mg/l es una buena fuente de calcio en la dieta de nuestros hijos.

Contaminantes medioambientales en la alimentación

Podríamos clasificarlos en:

· BIOLÓGICOS: bacterias, parásitos,….

· QUÍMICOS:

a) restos de pesticidas utilizados en la producción y manipulación de los alimentos. 
b) colorantes, conservantes y otros aditivos añadidos a los alimentos. Pueden todos 
ellos producir reacciones alérgicas. 
c) sustancias químicas que se incorporan a los alimentos: aflatoxinas, PBC, 
metales (mercurio, cadmio, plomo, manganeso), nitratos y compuestos orgánicos.

La entrada siempre es por vía oral excepto durante la época fetal que es por vía placentaria.

La exposición crónica puede dar lugar a alteraciones neurológicas (pérdida de memoria, alteraciones en la coordinación y en la visión); a una disminución en el número de espermatozoides y por lo tanto alteraciones en la reproducción; alteraciones inmunológicas que aumentarían las infecciones y predisposición a determinados tipos de cáncer y leucemias.

Campos electromagnéticos (CE)

Pueden ser de diferente frecuencia y las principales fuentes de exposición están relacionadas con la formación, distribución y uso de la energía eléctrica, los sistemas de transporte, las instalaciones de telecomunicaciones y los aparatos relacionados con ella (teléfonos móviles, aparatos de radar, antenas de emisión de radio y TV).

La exposición es casi universal y aumenta gradualmente en relación con el desarrollo.

· CE DE MUY BAJA FRECUENCIA generada por líneas de alta tensión y por la corriente eléctrica que circula por la red y aparatos eléctricos. Parece que los estudios demuestran que estos CE no significan un riesgo para la salud directamente, pero se ha observado a nivel de laboratorio y en determinados animales que si pueden producir alteraciones en la secreción de determinadas sustancias que pueden facilitar la aparición de determinados tumores.

· CE DE ALTA FRECUENCIA: las fuentes son las terminales y monitores de vídeo, los teléfonos móviles, las antenas de radio y de TV, los hornos microondas, las estaciones de comunicación de microondas y el sol. El efecto mas importante es el calentamiento en campos de frecuencia muy alta, superior a 1MHz. No parece que exista ningún tipo de tumor relacionado con estas frecuencias, pero si se llegó a la conclusión que hacen falta mas estudios y que estos presentan dificultades puesto que deben ser a muy largo plazo.

Delante de toda esta información no querríamos crear una actitud pesimista y de desaliento sino todo lo contrario provocar una actitud de individuos conscientes, no sólo los pediatras a quienes iba dirigida la ponencia y que son los que aconsejan las primeras pautas de alimentación y de forma de vida en nuestros niños, sino también a todos los padres y madres.

Los padres y madres tendríamos que enseñar a nuestros hijos la forma correcta de alimentarnos y de conservar el mundo que nos rodea de una forma racional y con visión de futuro. No sólo vivir «el placer rápido del momento» como marca la sociedad. Tendríamos que enseñar a nuestros niños «una forma de vida», aunque a veces implique actitudes antieconómicas.

· Es necesario disminuir el consumo de tabaco. 
· Es imprescindible un consumo racional del agua. 
· Tenemos que conservar nuestros ríos y mares. 
· Hace falta saber que y como comemos. 
· Hace falta reciclar los desechos. 
· ¿Hacen falta tantos coches? ¿Porque potenciar los coches de gasoil, pese a ser más económicos, si contaminan mas?. 
· El teléfono móvil, un gran invento. ¿Todos lo necesitamos? ¿Qué uso se hace de ellos?. 
· ¿No creéis que vivimos en una sociedad muy ruidosa? ¿Hace falta gritar tanto cuando hablamos? ¿Vale la pena que vigilemos el ruido de los motores y aparatos domésticos?

La lista podría ser interminable. Somos unos privilegiados porque vivimos en una sociedad industrializada y acomodada dónde no falta prácticamente de nada, pero pensemos que no hace falta tener de todo, mucho, y en todo momento. Debemos disfrutar de la vida, pero de forma responsable. Nuestras actitudes se deben hablar y discutir delante de nuestros hijos. No dudemos que una de las bases de la educación será siempre el ejemplo que los padres, principalmente, y profesores, monitores, etc., den a nuestros hijos. Todo esto será porque nuestros niños disfruten de un presente y un futuro mas sano y mejor.

 

 

Trabajo elaborado en Febrero del 2006
Dra. Josefina Llagostera