Procedimientos: Laringoscopia

La laringoscopia es un examen visual de la zona ubicada debajo del paladar, donde se encuentra la laringe, que contiene las cuerdas vocales.

El procedimiento se realiza mediante el uso de espejos y una fuente de luz en el paladar o mediante la inserción de un instrumento delgado (laringoscopio) a través de la nariz o la boca hacia la garganta. Este tubo ilumina y amplifica las imágenes del interior de la garganta.

La laringoscopia es un procedimiento efectivo para descubrir las causas de problemas de la voz y de la respiración, dolor de garganta u oídos, dificultades para tragar, estrechamiento de la garganta (estenosis) y obstrucciones de las vías respiratorias. El procedimiento también puede ayudar a diagnosticar problemas en las cuerdas vocales.

Es relativamente indoloro, pero la idea de introducir un tubo en la garganta puede ser un poco atemorizante. Por eso, es útil comprender cómo se efectúa una laringoscopia. Los siguientes puntos básicos lo ayudarán a comprender que está sucediendo y a tranquilizar a su hijo.


15_Vacuna-contra-lhepatitis-A-

Acerca de la laringoscopia

La laringe es el órgano que produce la voz. Ubicada en el cuello, exactamente sobre la tráquea, contiene dos bandas de tejido llamadas cuerdas vocales.

Cuando respiramos, las cuerdas vocales se separan para que el aire entre y salga de los pulmones. Pero cuando hablamos, las cuerdas se acercan y hacen que el aire de los pulmones pase a través de un espacio más pequeño. Esto las hace vibrar. El sonido de estas vibraciones asciende por la garganta y sale por la boca en forma de sonido.

La laringe también tiene una función importante en la protección de los pulmones mediante la prevención de la entrada de partículas a las vías respiratorias inferiores.

Las tres clases de laringoscopia son:

  • Laringoscopia indirecta.
  • Nasofibroscopia ( con fibra óptica flexible).
  • Laringoscopia directa.

Laringoscopia indirecta

El procedimiento indirecto puede realizarse en el consultorio del médico utilizando un pequeño espejo de mano que se sostiene directamente en el paladar. El médico apuntará la luz hacia el paladar, usualmente utilizando una banda que se coloca en la cabeza y que posee una lámpara brillante. Esta técnica ayudará al médico a examinar la laringe, las cuerdas vocales y la hipofaringe (parte más baja de la faringe).

Generalmente, la laringoscopia indirecta no se realiza en niños ya que tiende a provocar arcadas y puede ser difícil de tolerar para ellos.

Nasofibroscopia (con fibra óptica flexible) / Laringoscopia directa

Este examen permite al médico observar con mayor profundidad el interior de la garganta mediante el uso de un fibroscopio flexible o rígido.

Los fibroscopios rígidos son usados con más frecuencia en intervenciones quirúrgicas para la evaluación de niños con estridores (respiración fuerte y ruidosa) y la eliminación de elementos extraños de la garganta y las vías respiratorias inferiores. También se utilizan para la obtención de muestras de tejido (biopsia), tratamientos láser y la localización de cáncer de laringe.

¿Para qué se realiza la laringoscopia?

La laringoscopia se efectúa para:

  • Diagnosticar tos, dolor de garganta, hemorragia, ronquera o mal aliento persistentes.
  • Detectar inflamación.
  • Descubrir un posible estrechamiento o una obstrucción de la garganta.
  • Visualizar una masa o tumor en la garganta o en las cuerdas vocales.
  • Diagnosticar dificultades para tragar.
  • Diagnosticar sospechas de cáncer.
  • Evaluar causas de dolor de oído persistente.
  • Diagnosticar problemas de la voz, como voz débil, ronca, entrecortada o su ausencia.

La laringoscopia también se realiza para eliminar objetos extraños que se han quedado atascados en la garganta o para obtener una biopsia de tumores de la garganta o las cuerdas vocales.

Durante la intervención

La laringoscopia indirecta y la nasofibroscopia suelen realizarse en la consulta del médico a veces con anestesia local. Estos procedimientos suelen llevar sólo de 5 a 10 minutos.

Laringoscopia indirecta

Le pedirán a su hijo que se siente derecho en una silla con respaldo alto y reposacabezas. La silla permitirá mover la cabeza y la mandíbula del niño hacia delante. El niño abrirá bien la boca, a continuación, el médico cubrirá la lengua con gasa y la sostendrá hacia abajo. El médico sostendrá un espejo tibio contra el paladar. Con la ayuda de una lámpara que en general se fija a una banda que usa en su cabeza, el médico inclinará el espejo para observar las diferentes áreas de la garganta. Podrá pedirle al niño que emita sonidos agudos o graves para poder ver la laringe y el movimiento de las cuerdas vocales.

Nasofibroscopia

En la nasofibroscopia, el médico utiliza un laringoscopio de fibra óptica, un instrumento delgado y flexible que ilumina y amplifica las imágenes ofreciendo una mejor visión de la laringe y las cuerdas vocales.

El médico determinará si este procedimiento debe realizarse en el quirófano bajo anestesia general o en el consultorio. En general, no es necesaria la estancia en el hospital. A veces, se rocía o se aplica con una gasa un medicamento adormecedor en la nariz o la garganta antes de la intervención.

El tubo flexible se introduce a través de un orificio nasal o la boca. El médico examina el área de la garganta a través del ocular del tubo. A veces las imágenes se muestran en un monitor para que los familiares puedan ver lo que está viendo el médico.

Laringoscopia directa

La laringoscopia directa se realiza en un quirófano con anestesia general. Su hijo no sentirá el tubo en la garganta.

Antes de la intervención de laringoscopia directa, quítele a su hijo todas las joyas y las gafas. Le pedirán al niño que orine y luego se vista con una bata de tela o papel que se suministrará en ese momento.

Dentro del quirófano, el niño permanecerá acostado boca arriba y el laringoscopio se introducirá a través de la boca hacia el interior de la garganta. Es posible que se administren líquidos y medicamentos, como antibióticos o corticoesteroides por vía intravenosa. Si es necesario, el médico retirará los elementos extraños de la garganta, obtendrá muestras de tejido, brindará tratamiento con láser o extirpará los tumores de las cuerdas vocales. El examen puede durar tan solo de 15 a 30 minutos, pero puede demorar mucho más si se requieren tratamientos específicos.

Qué se siente

Laringoscopia indirecta y nasofibroscopia

Cuando el médico coloca el espejo contra el paladar, pueden producirse arcadas. Del mismo modo, el niño puede sentirse incómodo mientras el médico presiona su lengua. Si se vuelve muy doloroso, el niño puede indicárselo al médico haciendo señas, ya que le resultará difícil hablar.

Si se utiliza anestesia local, podrá tener un sabor amargo y hacer al niño sentir que tiene la garganta hinchada. Pida a su hijo que respire normalmente y recuérdele que el examen final se hará en sólo unos minutos.

Laringoscopia directa

En el procedimiento de laringoscopia directa, el niño permanecerá dormido por la anestesia y no sentirá nada.

Después del procedimiento

Si durante el examen se utiliza anestesia local o un espray adormecedor tópico, el efecto desaparecerá en unos 30 minutos. Su hijo no debe comer ni beber nada durante alrededor de 2 horas, hasta que el efecto del espray haya desaparecido y la garganta no esté adormecida.

Laringoscopia directa

Después de una laringoscopia directa, un enfermero observará al niño hasta que esté totalmente despierto y pueda tragar. Esto suele llevar unas dos horas. En algunos casos, puede ser necesario permanecer en el hospital durante la noche. Su hijo puede tener náuseas, dolores musculares generales y sentirse cansado durante uno o dos días.

Hacerse gárgaras y chupar caramelos para la garganta reducirá el dolor. Si es necesario, se administrarán analgésicos. El niño podrá tener voz ronca o respiración ruidosa por unos días después del procedimiento. Esto es normal, pero si la ronquera persiste o si el niño tiene dificultades para respirar, consulte a su médico.

Resultados

El médico explicará los hallazgos después de la intervención. Si se realizó una biopsia, un laboratorio analizará los tejidos extraídos y le entregará un informe escrito al médico, quien hablará con usted sobre los resultados y opciones de tratamiento. Usualmente los resultados de biopsia tardan de 3 a 5 días.

Beneficios

La realización de una laringoscopia es una de las mejores maneras de encontrar y tratar las causas de los problemas de voz, las dificultades para tragar, los dolores de garganta o las ronqueras persistentes o los problemas con las cuerdas vocales. La laringoscopia también es un excelente método para retirar objetos extraños de la garganta, la tráquea o los pulmones o de liberar obstrucciones en las vías respiratorias.

Riesgos y complicaciones

La laringoscopia se considera un examen médico altamente efectivo. Sin embargo, al igual que con la mayoría de los procedimientos, existen algunos riesgos, como:

Anestesia

En algunos casos, los medicamentos anestésicos pueden producir complicaciones en los niños. Estas complicaciones no son frecuentes. Las reacciones alérgicas tampoco son frecuentes. En caso de producirse, en general, se manifiestan pocos minutos después de la administración de la anestesia. Los médicos pueden brindar atención inmediata en este caso.

Obstrucción de las vías respiratorias

La introducción de un laringoscopio a través de la garganta tiene el potencial de provocar la hinchazón de las vías respiratorias y dificultades para respirar. En algunos casos, la vía respiratoria ya se encuentra obstruida por un cuerpo extraño o la afección que causó el problema inicialmente.

Hemorragia o infección

En caso de realizarse una biopsia, existe una posibilidad infrecuente de hemorragia o infección en el punto.

Es comprensible sentirse algo nervioso mientras se le realiza cualquier clase de intervención a un hijo. De todos modos es útil saber que en la mayoría de los casos las laringoscopias son procedimientos de rutina y las complicaciones son infrecuentes.

 

 

 

 

Artículo del Dr. JJ. Verdegay. Servicio de Otorrinolaringología. Octubre de 2016.