Infección urinaria

La infección urinaria constituye la causa más frecuente de enfermedad genitourinaria en la infancia.

La infección urinaria o infección del tracto urinario, es una enfermedad que puede afectar desde el riñón hasta el meato uretral, debida a la colonización y multiplicación de microorganismos patógenos. 
Puede aparecer en cualquier época de la vida aunque su incidencia máxima se observa en el primer año.

Hablamos de infección urinaria simple cuando no se asocia a anomalías urológicas. Es complicada si se asocia con alteraciones estructurales y recidivante cuando existen episodios repetidos con intervalo libre de síntomas.

Teniendo en cuenta la localización anatómica hablamos de infección urinaria baja cuando afecta a uretra, vejiga y uréteres, y alta o pielonefritis si afecta al riñón.

· ¿Qué es el reflujo vesicoureteral? ¿Existen varios grados de reflujo?
· ¿Qué agentes son los causantes de las infecciones urinarias?
· ¿Existen factores predisponentes que facilitan su aparición?
· ¿Cuáles son las manifestaciones clínicas de ésta enfermedad?
· ¿Cómo se realiza el diagnóstico?
· ¿Cómo debemos obtener la muestra de orina para su análisis?
· ¿Es necesario realizar otras exploraciones complementarias?
· ¿Cuál es el tratamiento?

7_Infeccio-urinaria

 

¿Qué es el reflujo vesicoureteral? ¿Existen varios grados de reflujo?

El reflujo vesicoureteral es el paso de orina, en sentido retrógrado, desde la vejiga al tracto urinario superior.

Aparece en el 50% de los lactantes con ITU y en un 30% de los niños mayores, con más frecuencia en niñas.

Se pueden encontrar 5 grados de reflujo vesicoureteral dependiendo de la localización y de la alteración estructural observada.

Imagen de la Web “Família y Salud”

¿Qué agentes son los causantes de las infecciones urinarias?

Las enterobacterias son los microorganismos que con más frecuencia se aíslan en las vías urinarias infectadas. La Escherichia coli (80%) es el agente etiológico más frecuente. También podemos encontrar otras bacterias como Proteus mirabilis, Klebsiella, Enterococos y Pseudomonas.

¿Existen factores predisponentes que facilitan su aparición?

Sí existen factores predisponentes a tener una infección de orina. Entre los más frecuentes se menciona:

· Edad: mayor frecuencia entre los 6 a 24 meses.
· Sexo: las niñas tienen mayor predisposición debido a que la uretra es corta y ancha. En los lactantes varones la fimosis           marcada también puede facilitar la infección urinaria.
· Déficit inmunitario

· Contacto de las heces con la uretra.
· Condiciones anatomofisiológicas, algunas de las cuales pueden detectarse prenatalmente en los controles ecográficos que se     realizan durante la gestación:

       – Riñones más bajos.

       – Uréter tortuoso, vaciamiento vesical deficiente, nefrolitiasis y otros factores que originan retención de orina.

       – Malformaciones renales y de las vías urinarias.

¿Cuáles son las manifestaciones clínicas de esta enfermedad?

Los síntomas y signos varían mucho con la edad.

Los recién nacidos suelen presentar síntomas más inespecíficos como fiebre o hipotermia (baja temperatura), vómitos, diarreas, rechazo parcial del alimento o detención de la curva de peso. 

Los lactantes pueden imitar una enfermedad gastrointestinal en forma de cólicos, irritabilidad, vómitos, fiebre, llanto miccional u orinas turbia. A veces puede ser una fiebre solamente, sin un foco determinado.
Los niños de 2 a 6 años de edad pueden presentar síntomas gastrointestinales, aunque en éste 
grupo de edad empiezan a aparecer signos clásicos de infección urinaria, como disuria (dificultad y molestia  con la micción), polaquiuria (aumento del número de micciones pero en menor cantidad), dolor abdominal, etc.
A partir de los 6 años los niños y adolescentes suelen relatar los signos y síntomas clásicos de infección urinaria: fiebre, malestar general, falta de apetito, dolor abdominal, dolor lumbar, incontinencia urinaria u orinas turbias o con sangre. 

¿Cómo se realiza el diagnóstico de la infección de orina?

La sintomatología nos orientará hacia el diagnóstico de infección urinaria. El análisis de orina (sedimento y cultivo) nos confirmara el diagnostico. La recogida de la muestra de forma correcta se considera clave para poder llegar a un diagnóstico. 

 

¿Cómo debemos obtener la muestra de orina para su análisis?

Es importante remarcar que la obtención de muestra de orina tanto para sedimento como para el cultivo posterior se debe realizar de forma estéril, es decir efectuando la higiene correcta de los genitales externos mediante la utilización de jabones antisépticos y la recogida en envases que para tal fin venden en farmacias.

Así mismo, existen colectores de orina (bolsitas) que facilitan la obtención de la muestra en recién nacidos y lactantes. Estos colectores deben ser cambiados previa higiene cada hora para que la muestra pueda ser fiable. Es recomendable que, si no existe experiencia, la obtención de la muestra se realice por personal sanitario para evitar errores diagnósticos.

 

¿Es necesario realizar otras exploraciones complementarias?

Teniendo en cuenta cada caso, el pediatra podrá solicitar otras exploraciones complementarias:

· Ecografía renal y de vías urinarias: Es una técnica diagnóstica muy útil e inocua que se solicita con la finalidad de descartar malformaciones renales o de las vías urinarias. También permite diferenciar infección renal de infección de vías urinarias bajas, y en caso de pielonefritis, determinar la extensión y severidad. 
· Cistouretrografía Miccional Seriada (CUMS): Se utiliza para el diagnóstico del reflujo vesicoureteral y anomalías asociadas.
La mejora de las imágenes ecográficas y de la técnica, más inocua para los niños, ha determinado cada vez una menor utilización de la CUMS 
· Otras pruebas como la Cistografía isotópica y la gammagrafía renal, son utilizadas en ocasiones para completar el estudio.

 

¿Cuál es el tratamiento de la infección urinaria?

El tratamiento consiste en:

1) Medidas generales:

· Hidratación adecuada.
· Micciones frecuentes.
· Evitar estreñimiento.
· Higiene genital adecuada.

2) Antibioticoterapia:

· Los recién nacidos y lactantes pequeños requieren tratamiento por vía intravenosa, y por tal motivo ser hospitalizados.

En el cas dels nens i nenes, existeixen uns criteris d’ingrés en funció de diferents paràmetres com els símptomes, les determinacions analítiques, els antecedents previs d’uropaties o l’afectació del estat general. En el cas d’ingrés, es fan servir antibiòtics per dia endovenos fins que l’evoolució és satisfactòria i es pot continuar amb el tractament via oral en el domicili. 
· Els nens  amb infecció urinària i sense criteris d’ingrés, poden realitzar el tractament per via oral a casa seva amb control clínic pel seu pediatre.
· En el caso de niños y niñas, existen unos criterios de ingreso en función de diferentes parámetros como los síntomas, las determinaciones analíticas, los antecedentes previos de uropatías o la afectación del estado general. En el caso de ingreso, se utilizan antibióticos por vía endovenosa hasta que la evolución es satisfactoria, pudiendo realizar el tratamiento por vía oral en su domicilio posteriormente. 
· Los niños mayores con infección urinaria y sin criterios de ingreso pueden realizar el tratamiento con antibióticos por vía oral y de forma ambulatoria con control por su pediatra.

 

Revisado y actualizado en Julio de 2017